viernes, 21 de diciembre de 2012

Buscando un Amigo para el Fin del Mundo

3 comentarios
 
Hace poco descubrí esta maravillosa película (Seeking a Friend for the End of the World, en su idioma original) protagonizada por Steve Carrell y Keira Knightley (pareja dispareja, si las hay) que, citando a Cuevana, trata de "...un hombre que se encuentra solo luego de que su mujer entre en pánico y lo abandone, al acercarse un asteroide a la Tierra. Decide subirse a su auto y manejar a través del país para reencontrarse con su amor de la secundaria acompañado de su particular vecina, quién mantiene un plan alterno para enfrentar el fin del mundo." No es casual que justo hoy decida escribir sobre esto porque mas allá de que recomiendo esta película sin dudas, quiero aprovechar este chiste mundial del fin del mundo predicado por los Mayas para ponernos un poquito mas reflexivos.

En la película, el personaje de Steve Carrell (el mismísimo de "Virgen a los 40") vive una vida común y corriente, incluso aburrida, hasta que se anuncia el inminente fin del mundo y se le sacude todo el panorama. La inevitabilidad del fin de los tiempos hace que salga de su burbuja de una vida "fácil" y decida seguir sus instintos porque no tiene nada que perder. Literalmente.

Vivimos nuestras vidas influenciados por miles de factores que modifican nuestra manera de actuar, pensar y, sobre todo, auto limitarnos. ¿Si todo se termina en 5 días, qué hago acá midiendo mi comportamiento cuando en horas a nadie le va a interesar si hice el ridículo? ¿Es saber que no va a existir nadie para juzgarnos lo que nos hace soñar en las locuras que haríamos si supiéramos que se termina el mundo? Y si el mundo no se termina porque fue todo un error científico, ¿las consecuencias de nuestros actos serán realmente el fin del mundo?

Hasta hace poco tiempo yo solo sonreía pegando los labios y curvándolos en la medida posible porque odiaba mi sonrisa y quería ocultarla de la vista de cualquier ser humano. Incluso, durante los comienzos de la adolescencia me reía cubriéndome la boca. Y no es que me falten o sobren dientes o tenga algún defecto notorio, era (y es) simplemente un rollo de esos que las mujeres amamos crearnos. 

Desde que sonrío con la boca abierta, soy mas feliz. Las risas son mas graciosas y los momentos de alegría son mas alegres. Ese estúpido complejo que tengo sigue existiendo pero me di cuenta que vivir midiendo las sonrisas era dejar de disfrutar de la sensación de reír a carcajadas con la boca abierta, de esas risas que te tiran la cabeza hacia atrás. ¿La solución a todo esto? Al que no le gusta, que no mire. No hay lema mas simple y efectivo que ese. Hay que dejar de vivir midiéndose y empezar a pensar un poco mas en nosotros.

Y vos, ¿que esperás para sonreír con todos los dientes?

3 comentarios :

Rocking Style dijo...

ah no! ya pongo a cargar esta peli!
genia Delfi :)

Fatima dijo...

wow! que apropiada para este dia!lo que me gusta de la película es la idea de que el fin del mundo es un hecho, algunos desesperan otros se divierten eso es genial!
igual a no se por que keira no me gusta...
saludos!
http://onemorenightplease.blogspot.com.ar/

Pammela dijo...

me encanta tu propuesta de la película,es muy apropiada...creo que hay que vivir sin importar a quien agradar no? mientras nos guste como somos con eso basta!

http://esolounacuestiondeactitud.blogspot.com.ar/

Publicar un comentario

 
Design by Main-Blogger and Blogging Stuff - Modified by Delfina Savoretti
Coolsario Blog | Copyright © 2012.